Hammam & SPA

Casi cada barrio de Marrakech tiene su hammam. Aquí alternará baños de vapor con los de agua fría y masajes corporales. Cuando salga, su cuerpo y su mente lo notarán, pues una sesión en un baño árabe le asegura relajación y purificación, por lo menos corporal.Antiguamente estaban reservados a las clases pudientes, pero hoy su uso está muy generalizado. Además de ser lugares de descanso, muchos sirven como puntos de encuentro: las madres suelen observar a las posibles futuras esposas para sus hijos, auténticos reyes de la casa. Siendo un país aún muy tradicional, generalmente hay horarios diferentes para hombres y mujeres.